Una novela absorbente, atractiva, con buen ritmo, y una prosa ajustada y muy certera

Puede que sea puramente casual el hecho de que los dos primeros autores reseñados en este blog, que apenas da sus primeros pasos, sean vascos y que sus novelas se desarrollen en Bilbao. O puede que no. En Correr a ciegas, de Javier Díez Carmona, autor fajado en el relato corto y la narrativa juvenilBilbao es un fantasma que persigue a Eder Campos en su huida enloquecida. La ciudad aparece como escenario tan sólo en las primeras páginas, luego es reemplazada por Nicaragua con su belleza salvaje y decadente y su terrible realidad, pero de algún modo, Bilbao sigue presente para el protagonista, especialmente una vez que asume que jamás podrá volver a casa. 

Díez Carmona sustenta la historia en una doble narración centrada por un lado en Eder y su huida desde Bilbao a Nicaragua, y por otra en la vida de Yadira, una mujer nicaragüense en la que se encarnan los últimos treinta años de la convulsa historia del país centroamericano desde los días de la revolución sandinista hasta el desencanto actual.  

Correr a ciegas no es una novela sobre ETA ni sobre el terrorismo. El autor utiliza con inteligencia la lucha armada vasca y la revolución nicaragüense como elementos literarios, casi personajes secundarios, que escudan la narración sin llegar a protagonizarla. 

La novela estructurada como un thriller de ritmo trepidante y acción que va in crescendo, trata sobre la lealtad, las decisiones equivocadas, el amor perdido, las ilusiones vencidas, la culpa y la venganza y las revoluciones frustradas. 

Javier Díez Carmona ha escrito una novela absorbente, atractiva, con buen ritmo, y una prosa ajustada y muy certera.  

Susana Hernandez

Black Club