Os recomiendo si os gustan las buenas novelas negras hechas aquí, y sobre todo, los finales inesperados que os van a dejar con la boca abierta

Reseña de Laura Marti en el blog Browniw y sus cosas.

OPINIÓN PERSONAL.
Adela y sus dos hijos, Montserrat y Miquel viven en un humilde piso en el barrio de La Barceloneta de Barcelona los tres solos desde que el juez impuso una orden de alejamiento a su marido, José Etelvino, por una agresión a su mujer que la mandó al hospital.
Adela es una mujer de cincuenta años, con un físico bastante normal, entradita en carnes, que se dedica a llevar su casa, ir a la compra... no se le conocen aficiones ni relaciones. Montserrat, una joven estudiante universitaria, pasa más tiempo en la Universidad que en su casa, a la que regresa cada noche para encontrarse con la cena en la mesa y a su madre viendo la tele o trasteando en la cocina, y Miquel... Miquel es un adolescente extraño, problemático, un poco antisocial, siempre encerrado en su oscura y sucia habitación, en su mundo, con sus juegos, su ordenador y sus ideas en la cabeza.

Pero la vida de esta familia, da un giro completo el día en que Adela no vuelve a casa una noche. Avisados por Montse, los mossos de esquadra Xavier Font y Roser Colom, serán los encargados de la investigación de su desaparición, de la que inmediatamente presuponen como culpable a José Etelvino. Pero las cosas no siempre son lo que parecen, y lo que en un principio parecía totalmente blanco, puede tener distintos tonos de gris. Después de un seguimiento exhaustivo a José, éste parece no tener nada que ver en su desaparición, es mas, está profundamente preocupado por lo que haya podido pasarle a su ex-mujer.
 

" -Solo quiero que entiendas que no le he hecho nada a tu madre. Que no soy capaz. Lo que hice, lo hice en un momento de rabia, de locura. Y soy el primero que no puede perdonarse. Pero Adela ha desaparecido. Tenemos que encontrarla. La policía no la va a buscar, de eso puedes estar segura. Ellos ya tienen un culpable: yo. Se van a limitar a investigarme sin tomarse en serio lo que le haya pasado a ella. ¿Que te crees que hace ese tío sentado junto a la puerta? (...) Lleva todo el día siguiéndome en vez de buscar a tu madre."

Montse solo tiene el apoyo de un rollo de una noche en Canarias, que ha contactado con ella por Facebook en cuánto ella ha colgado la foto de su madre y ha pedido ayuda a la red por si alguien la ha visto. Tras la conversaciones mantenidas por el chat, Montse empieza a rebuscar en la habitación de su madre y encuentra algo que no se esperaba.

La novela, contada por un narrador omnisciente, nos va mostrando por un lado las investigaciones de los mossos (junto con sus propios problemas personales) que se encontraran en su investigación con algún que otro cadáver, el encierro de Adela en un oscuro sótano medio muerta de frío, sin saber como ha llegado hasta allí y quien ha podido hacerle eso, y la desesperación de la hija por saber algo de su madre.

Una novela que se lee de un tirón, que te atrapa desde el primer párrafo,  en la que se mezclan temas desgraciadamente tan a la orden del día como la violencia de género, las redes sociales,los juegos de rol, el espionaje industrial y los asesinatos.
 

 

" Roser Colom esperaba, el café enfriándose entre las manos, junto al despacho del teniente Molina. Afuera, un amanecer sucio de invierno y contaminación comenzaba a abrirse camino entre las nubes, a perfilar con inseguros trazos de carbón las apelotonadas siluetas de los edificios."

Y una pregunta que seguramente os haréis, y que también se hizo en la presentación de libro pero quedó sin respuestas: ¿y el nombre del libro? ¿de donde viene? Pues para saberlo, ya sabéis lo que hay que hacer, cosa que os recomiendo si os gustan las buenas novelas negras hechas aquí, y sobre todo, los finales inesperados que os van a dejar con la boca abierta.