Esta novela me ha encantado en todos los aspectos, desde sus personajes tan cotidianos, realistas y completos hasta esta perspectiva que nos muestra de la ciudad de Barcelona

Reseña en The Ivory Marble (17/01/2014)

 

Mi Opinión:

Alguien ha encerrado a Adela desnuda en una habitación cochambrosa. Su hija Montserrat se preocupa al volver de la universidad y ver que su madre, que siempre está en casa, no acaba de llegar. Cuando aparece su hermano y tampoco sabe nada de ella, Montse se termina de preocupar y empieza a llamar a las amigas de su madre para finalmente, acabar telefoneando a la policía, asustada, puesto que su madre ha sido víctima de la violencia doméstica y su padre tiene una orden de alejamiento.

La obra se divide en 46 capítulos de extensión corta, numerados pero no titulados y correlativos en el tiempo. Todos ellos nos llegan a través de un narrador omnisciente que nos cuenta la historia en tercera persona y en pasado, usando como protagonistas a varios personajes, pues nos encontramos ante una obra coral.

La acción se sitúa en una Barcelona retratada como una ciudad decadente, sensación que se adereza con los días grises y lluviosos durante los que se desarrolla la historia. El año que corre es el 2012 y la época es diciembre, a la puerta de la Nochebuena.

El ritmo de lectura es muy rápido y la trama es tremendamente adictiva. El libro engancha desde la primera página y mantiene en vilo al lector hasta llegar a la última. La prosa que utiliza el autor es sencilla y directa, no abusa de descripciones y utiliza abundantes diálogos, lo que agiliza la lectura.

Esta no es una obra en la que aparezcan muchos personajes y, la mayoría de ellos, están perfectamente definidos. Una cosa que me ha gustado especialmente es como el autor nos muestra la dualidad de sus personalidades; ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos, para ello incluso recurre a sub-tramas que no aportan nada a la principal, pero sí nos ayudan a profundizar en los personajes y conocerlos mejor.

Entre los principales tenemos a:

Adela: Es un ama de casa separada y con dos hijos. Tiene cerca de 60 años, es regordeta y bajita. Al comenzar la novela, la primera escena nos muestra cómo se despierta encerrada desnuda en una sucia habitación casi vacía y no sabe cómo ha llegado allí. Es una mujer normal y nunca ha tenido problemas con nadie, excepto en una ocasión con su marido.
Montserrat: Es la hija de Adela. Estudia tercero de medicina en la universidad. Tiene 22 años y, en realidad, no tiene mucha relación con su madre porque el poco tiempo que pasa en casa, está encerrada en su habitación y haciendo sus cosas.
Miquel: Es el hijo pequeño de Adela. Tiene 16 años y está totalmente enganchado a los videojuegos, por eso, pasa bastante tiempo en un local llamado Joker. Es un chico retraído y que no parece relacionarse mucho socialmente.
José Etelvino: Es el marido de Adela. Hace un año pegó a su mujer, que terminó en el hospital y, por eso, ahora tiene una orden de alejamiento. Ahora es un tipo solitario que lleva una vida ordinaria y muestra que se siente desgraciado y está arrepentido. Adela nunca lo ha visto como una amenaza porque siempre se ha comportado bien tras el suceso y ha pasado la pensión a su hijo sin mayores problemas.
Roser Colom: Es una policía veterana que lleva 17 años en el cuerpo. Está acostumbrada a ver casos de violencia doméstica y bastante curtida en el tema.
- Xavier Font: Es el compañero de Roser. Es mucho más joven que ella. Llevan un año trabajando juntos pero aún no se han enfrentado a ningún caso de la índole del que se les presenta en este momento.

El final del libro es cerrado y me ha parecido totalmente inesperado y sorprendente.

Esta novela me ha encantado en todos los aspectos, desde sus personajes tan cotidianos, realistas y completos hasta esta perspectiva que nos muestra de la ciudad de Barcelona, tan completa y diferente de lo habitual, pasando por la maravillosa prosa del autor; sencilla, ligera, que se detiene lo justo en describirnos las ambientaciones sin llegar a cansar.

Encuentro la historia realmente completa y bien estructurada. La trama me ha parecido original, con giros inesperados y me gusta mucho como el autor, utilizando pocos personajes, nos hace sospechar pero no nos resuelve el puzle hasta el mismo final. ¡Y qué final! De verdad que no me lo esperaba. Había una gran pista que no está dentro del libro y que no sé si comentar por si a alguien se le pasa, que ya te conduce por buen camino desde el principio, pero lo que es el cierre me ha dejado totalmente boquiabierta.

Me he quedado con muchas ganas de leer más obras de este autor. Me ha encantado su estilo y me ha sorprendido con esta historia. También ha sido mi primera experiencia con la editorial Erein y ha sido muy gratificante, sin duda seguiré sus publicaciones.