Entrevista en Propera Parada: Cultura, con Xavier Borrell

Javier Diez Carmona (Bilbao, 1969) nos presenta E-King una novela negra al uso ambientanda en Barcelona, repleta de acción, novedades y denuncia con las redes sociales de trasfondo. Una de las agradables sorpresas de la temporada de este autor que promete dar mucho que hablar.

¿A que refiere el título de E-King, teniendo en cuenta que no es del estilo habitual de novela negra poner títulos así?
No es un título muy de novela negra, no. Hay gente que me ha achacado que es un título que no dice nada, que no resulta atractivo en el escaparate de las librerías. Lo cierto es que dice mucho. Muchísimo. Quienes se han leído la novela lo saben. Así que, para saberlo, tendréis que leerla. 

¿Cómo pasa una persona de ser economista de oficio a escritor de novela negra?
Pasar, no he pasado, ya que no vivo de escribir, así que me toca compaginar ambas facetas. Una respuesta sencilla sería que dentro del mundo de la economía se esconden buena parte de las tramas y los personajes que inspiran la novela negra (mafias de guante blanco, corruptos, dobles contabilidades…) pero en realidad no tengo muy clara la respuesta para mi caso. Mi primera novela, Correr a Ciegas (Meteora) no es una novela negra, aunque incorpora algunos elementos negros y de thriller. E-King sí tiene muchos de los elementos clásicos de la novela negra, pero ninguno relacionado con la economía salvo, quizá, la ambientación en una Barcelona que celebra las navidades sumida en lo más profundo de la crisis. En mi caso, y de momento, ambas facetas están bastante separadas. Aunque la idea de escribir una novela muy negra ambientada en las miserias del sistema financiero me ronda constantemente.

Usted empezó con mucho bagaje en la novela juvenil ¿Es por ello que en E-King juega con el mundo de los juegos de Rol?
Todo tiene relación. El mundo de los adolescentes, su relación con el de los adultos y, en concreto, con el de sus padres, es un tema tan interesante como complejo. Mientras escribía mis novelas juveniles no dejaba de preguntarme si de verdad hay chavales de catorce o quince años dispuestos a dejar el Smartphone y acercarse a una librería a comprar una novela. Gente como J.K. Rowling o, más cerca, Toti Martínez de Lecea, han conseguido poner a leer a miles de niños y adolescentes, así que parece que sí, que hay chavales que leen. Pero la mayoría prefiere jugar con sus móviles o sus tablets, desconectándose a propósito del mundo de los padres, que no puede competir ni en libertad ni en emoción con el virtual. Esa relación, o falta de relación, entre padres y adolescentes, forma parte de la novela. 

¿Por qué decidió colocar el escenario de la novela en un barrio tan Negrocriminal como La Barceloneta en la Ciudad Condal, siendo usted residente en Euskadi?
Cuando comencé a escribirla tenía claro que quería hacer una novela negra con un esquema más o menos clásico (mujer desaparece, policías investigan, la trama se enreda) y en buena medida por eso decidí ambientarla en un escenario clásico de la novela negra: la Barceloneta y también El Raval. Me gusta cuidar la ambientación de las novelas, intentar que el lector se sitúe dentro de la historia de una forma incluso anímica y geográfica. Y para escribir una novela de tintes oscuros, las calles de estos dos barrios en una época en la que el desempleo está disparado contribuyen mucho al tono general del libro. Además, Barcelona es una ciudad que conozco y donde tengo muchos amigos. Y dedicar una novela a la ciudad de mi esposa es otro de los motivos. 

Trata usted de las redes sociales como peligro para personas no maduras mentalmente que pueden ser abducidas ¿Cree que es un tema peligroso, sobre todo para los niños y adolescentes?
Sí. La red es un espacio de libertad fascinante, donde interrelacionarte sin complejos con gente a la que no conoces pero con quienes mantienes algún tipo de afinidad (musical, literaria, deportiva…) es sencillo y cómodo. Pero tal vez resulte demasiado cómodo para quienes acceden a las redes sociales en edades muy tempranas. La tentación de sustituir la vida real por la virtual, de confiar más en las palabras de un chat que en la de tus padres, hermanos o profesores, es muy grande. No todo el mundo que abre un perfil merece nuestra confianza. Pero, a ciertas edades, confiar en un desconocido que dice lo que deseamos oír es más sencillo que confiar en quienes nos rodean y, al mismo tiempo, nos limitan. 

¿Cómo se siente asistiendo a eventos de novela negra con autores consagrados del género que están haciendo buenas críticas de E-King?
Como un niño con zapatos nuevos. Con la proliferación de autores de novela negra que hay ahora mismo, que te inviten a eventos como Collbató Negre o la Semana Negra de Gijón, por donde pasan autores cuyos libros llevan tiempo en tu estantería, es algo que me llena de orgullos y satisfacción, que diría aquel. Y leer una buena reseña, una crítica positiva, sobre mi novela, ya ni te cuento. 

¿Cree en un tipo de novela negra hecha en Euskadi de características diferentes al resto de la península?
En realidad no, aunque es un debate largo que encendió hace ya tiempo Javier Abasolo. Poner apellidos a la literatura es algo complicado. Deberíamos tener no solo características diferentes a las del resto del estado, sino también algunas que definieran a los autores vascos en cualquiera de las dos lenguas. Y no lo veo tan claro. Ni siquiera creo que exista una novela negra española. Sin ser ningún experto ni pasarme la vida devorando novelas criminales, me parece más acertado hablar de novela negra mediterránea. Y aunque los vascos preferimos mirar al Cantábrico, estamos en esa corriente de novela negra donde la sociedad y sus problemas son tan protagonistas como el crimen y el criminal. 

En la novela aparece el mito de Edipo ¿Cómo llegó a atraerle para introducirlo en la novela?
Todo lo que procede de la Grecia clásica, sus mitos, su historia y sus tragedias me atrae desde siempre. En las leyendas que mezclan a héroes y antihéroes como Antígona, Edipo, Ulises o Leónidas con oráculos como el de Tebas o con los dioses del Olimpo se encierra buena parte de la historia de todo el continente. No me parece extraño ligar un relato sobre las guerras actuales a la campaña de Jerjes contra Esparta y Atenas, o basar un relato sobre odios e intolerancias religiosas en la tragedia de Antígona.  

¿Nos puede adelantar algo de sus próximos proyectos?
Ahora estoy terminando de repasar la que espero sea mi próxima novela publicada, una historia donde se mezcla novela negra con elementos de novela gótica y de terror. Y como te he dicho voy dando forma al siguiente proyecto, seguramente inmerso en el sector financiero. Mientras tanto, habrá que intentar agotar la primera edición de E-King para tener contento al editor.